Cultiva tu capital social

Es probable que hayas oído hablar del "capital social". Pero no nos referimos al concepto económico o contable, a las aportaciones de los socios a una empresa, ni nada similar. Sino al concepto sociológico, a lo que posibilita la cooperación entre personas. ¿Sabes en qué consiste? ¿Conoces qué puede hacer por ti? ¿Qué oportunidades te ofrece? 

© Javi Indy, Freepik
© Javi Indy, Freepik

¿Qué es el capital social?

Desde un punto de vista sociológico, el capital social está formado por aquellos recursos de los que disponemos gracias a nuestras relaciones sociales. Está muy relacionado con nuestra red de contactos. Podemos utilizar los recursos de nuestro capital social como instrumentos para aumentar nuestra capacidad de acción y satisfacer nuestros objetivos y necesidades. Tenemos ejemplos cercanos cuando nuestra red nos ayuda a lograr un empleo, nos apoya para conquistar a esa persona que tanto nos gusta, nos da cobertura en momentos difíciles o contribuye, con su apoyo decidido, a que avancemos hacia nuestro propósito.

El capital social es un factor decisivo para que una persona logre mejoras sustanciales en sus condiciones de vida, bienestar y felicidad. También es determinante para afrontar momentos de crisis. Es más, se trata de un elemento crucial para recuperarse en los momentos difíciles. El ser humano es un ser relacional y en las relaciones sociales es donde se juegan las opciones de éxito en la vida. Como bien dijo el que fuera presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, "El ingrediente más importante en la fórmula del éxito, es saber relacionarse con la gente."

El mantenimiento de los vínculos sociales requiere una inversión de tiempo y dedicación. No obstante, los beneficios en forma de solidaridad, apoyo, defensa, obtención de información, etc. son múltiples. Todo esto aumenta enormemente la capacidad de decisión y actuación de la persona. El capital social depende de nuestras habilidades sociales, habilidades que podemos entrenar y desarrollar en cualquier momento de nuestra vida.

¿Por qué debemos cuidar nuestro capital social?

Son muchas las investigaciones que ponen de manifiesto las ventajas que generan los contactos sociales. Según diversos estudios, las posibilidades de encontrar un empleo y de obtener una mayor remuneración económica están más relacionadas con la cantidad y calidad de las personas con las que mantenemos una relación duradera que con la formación y cantidad de títulos académicos que poseamos. Además, el capital social aporta enormes beneficios al bienestar subjetivo de las personas. Son muchos los autores que, desde diversas disciplinas, señalan que el mejor predictor de la felicidad de una persona es la profundidad y calidad de sus contactos sociales.

Las redes sociales nos protegen contra las dificultades y contrariedades como la escasez económica, las dolencias físicas y mentales o los problemas de la sociedad, entre otros. Mantener y mimar a nuestros contactos es cuidarnos y protegernos a nosotros mismos. Merece la pena dedicar parte de nuestro tiempo a los amigos, colegas, conocidos, compañeros de trabajo, etc. Debemos cuidar nuestro capital social como lo que es: un preciado y valioso tesoro, un mar de oportunidades. 

Claves para aumentar tu capital social.

Vistas las ventajas, tal vez ahora mismo te estás preguntando: ¿cómo puedo aumentar mi capital social? ¿Qué tengo que hacer para aprovechar las oportunidades que me ofrecen las habilidades sociales? En las siguientes líneas te ofrecemos cuatro sencillas claves que te ayudarán a aumentar la calidad y cantidad de tu red de contactos.

#1. Tu actitud es lo más importante.

Sin duda, la manera cómo nos relacionamos con nuestro entorno determina la salud de nuestro capital social. Hace ya un siglo que Dale Carnegie identificó la relevancia de estar abierto y de no alimentar prejuicios hacia los demás. La mejor manera de crear una red de contactos de calidad es querer compartir ideas, conocimientos, ilusiones y puntos de vista. Para ello, es preciso tomar una posición receptiva, una actitud optimista, proactiva, empática y respetuosa.

Para hacer un autodiagnóstico sobre nuestra actitud, podemos preguntarnos: ¿Soy la persona que me gustaría conocer? ¿Cómo puedo ser una persona más atractiva para los demás? En las respuestas hallaremos muchas de las claves para mejorar nuestro comportamiento a la hora de establecer nuevas relaciones.

#2. Acude a los lugares donde vayan los demás.

¿Dónde podemos conocer personas? La respuesta es sencilla: donde van las personas. Hay muchos espacios en los que compartir con otras personas. Puede parecernos difícil acudir a eventos con numerosos asistentes, pero realmente es la forma más eficaz de entablar nuevas conexiones. Cada actividad que llevemos a cabo puede ser una oportunidad para ampliar nuestros contactos. Hoy en día podemos encontrar mucha información en Internet, disponemos de infinidad de iniciativas de networking, proliferan cantidad de eventos sociales, las redes sociales también pueden ayudarnos en este empeño.

#3. Aprende a conversar.

Cuando se da la suerte de que conocemos a alguien que nos parece interesante, es el momento de poner a prueba nuestras habilidades de comunicación. Si nos sentimos inseguros, es posible que nos ayuden los consejos de Dale Carnegie. En primer lugar, es recomendable aprendernos el nombre de la otra persona y emplearlo para dirigirnos a ella. También nos ayuda el hecho de mantener una escucha activa y mostrar interés sincero por la otra persona. Lo que preguntamos y el modo en que lo hacemos es clave también. Por último, nunca debemos olvidarnos de sonreír, es el mejor bálsamo en todas las relaciones sociales.

#4. Cuida a tus amigos de toda la vida.

Aunque parezca obvio, no debemos olvidarnos nunca de nuestros amigos de toda la vida. La ventaja es que ya los conocemos y nos conocen, así que lo único que tenemos que hacer es alimentar nuestra amistad. Ir a tomar café con ellos de vez en cuando o una llamada telefónica son gestos que mantienen la llama viva. ¿Cuántas veces te has lamentado por el largo tiempo que ha pasado desde que hablaste con esa persona que de verdad te importa? En el otro extremo, ¿Cuánto tiempo dedicas a personas que no te aportan demasiado? La calidad de tus relaciones y cómo las cultivas es esencial para el éxito. 

En definitiva, el capital social es un tesoro que debemos cultivar y cuidar. Entrenar nuestras habilidades sociales nos aporta resultados excepcionales al respecto. Y no olvidemos que a veces son los pequeños detalles los que cultivan fuertes relaciones. A cambio, el valor de nuestro capital social es incalculable. Un mar de oportunidades.  

Entrenar las habilidades sociales nos ayuda a desarrollar nuestro capital social, algo clave para tu éxito y el de las organizaciones en las que trabajas o con las que colaboras. En los programas de Dale Carnegie® te ayudamos a entrenar esas habilidades. ¡Te invitamos a conocer nuestros programas formativos!

Si quieres más información sobre las ventajas del exclusivo método Dale Carnegie de entrenamiento solicítala aquí.

No olvides consultar nuestras propuestas de entrenamiento para desarrollar tus habilidades personales y sociales, así como las de las personas que trabajan contigo. 

Programa "Liderazgo Relacional".

Burgos - 21 y 28 de octubre de 2019.

Valladolid - 7 y 14 de noviembre de 2019.

de 16 a 21 h. - 10 h. presenciales.

+ info 

Conoce otros Programas de Entrenamiento

Sé el primero en leer nuestras novedades