Claves para desarrollar la inteligencia conversacional

Conversar es mucho más que un intercambio de palabras. La forma de expresarnos y de escuchar afectan directamente a las relaciones sociales, a la forma en que nos ven los demás y a nuestras posibilidades de convencer, influir y liderar. Mantener conversaciones fluidas ayuda a mejorar las relaciones. Muchas veces, una conversación intrascendente bien gestionada es la antesala de conversaciones profundas y trascendentes, tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Saber comunicar de forma eficiente depende de la nuestra inteligencia conversacional y es clave para desarrollar el liderazgo relacional. De nuestras palabras depende la calidad de nuestras conversaciones y, por ende, de nuestras relaciones y éxito. 

¿Se puede desarrollar la inteligencia conversacional?

Cuando iniciamos una conversación, nos preparamos inconscientemente para este proceso. Nuestra mente utiliza todas sus habilidades dialécticas disponibles para salir victoriosos en las interacciones sociales. El éxito depende del desarrollo de estas capacidades sociales. Aquí es donde entra en juego la inteligencia conversacional.

Si trabajamos las habilidades conversacionales, estaremos más seguros a la hora de hablar con los demás, comprenderemos mejor el contexto del intercambio dialéctico y seremos más resolutivos en el intercambio de datos.

En los siguientes puntos, te mostramos diferentes caminos para desarrollar la inteligencia conversacional. Muchos de ellos ya fueron citados en la obra clave de Dale Carnegie, "Cómo hacer amigos e influir en las personas". 

#1.  Palabras agradables para empezar.

Cuando iniciamos una conversación, la mejor manera de que nos presten atención es empezar con unas palabras agradables. De esta manera, la otra persona se sentirá bien recibida y disminuirá su temor a ser rechazada. Esto último es esencial para que nuestro interlocutor no tome una actitud defensiva y de desconfianza. Estas primeras palabras, si son acertadas, provocan el aumento del nivel de oxitocina y una mayor vinculación emocional.

#2.  Practica la escucha activa.

A todos nos gusta que nos escuchen. Una de las formas de aumentar el nivel de inteligencia conversacional es aprender a prestar atención sin juzgar. Como líder, es importante escuchar con respeto lo que tenga que decir cada miembro del equipo. El desarrollo de la empatía y el uso de un lenguaje asertivo son elementos clave en este sentido y pueden entrenarse, con resultados espectaculares.

Mostrar interés por los demás y ser observadores es esencial para conectar con los demás. En el mismo sentido actúa la escucha activa, para aprender y comprender, así como nuestra habilidad para realizar preguntas que nos permitan descubrir cosas nuevas. Con ello, nos abrimos a la curiosidad mientras conocemos nuevas maneras de proceder.

#3.  Refuerza los logros de los demás.

Reforzar el logro de los demás es una de las claves para que las personas estén más receptivas a los mensajes que deseamos transmitirles. Con ello, demostramos a nuestro interlocutor que confiamos plenamente en él, y que le aceptamos. Esto provoca que él o ella también aumente de forma automática la confianza en nosotros. Así, la conversación fluye libremente, y aumentan las probabilidades de compartir proyectos de colaboración. Uno de los elementos esenciales de la motivación de las personas es ser conscientes de que progresan y que se reconoce dicho progreso.

#4.  Sitúate 'en la misma onda' que tu interlocutor.

Estar 'en la misma onda' que el otro significa conectar con su mismo estado emocional. En otras palabras, sentir empatía. Las neuronas espejo son las responsables de este fenómeno y hacen posible que seamos capaces de ponernos en el lugar de los demás, haciendo lo posible por observar las cosas como ellos las observan, evitando prejuicios y condicionamientos de nuestros paradigmas.

Cuando nos vemos reflejados en los demás y viceversa, somos más capaces de observar el mundo desde distintas perspectivas. Esto causa un impacto positivo en las relaciones, ya que eleva la confianza y la apertura.


En definitiva, la inteligencia conversacional es la capacidad de conectar con los demás y de esta forma mejorar las relaciones sociales. Las habilidades conversacionales están conectadas con el deseo de confianza, de empatía y de aprender nuevas formas de observar el mundo. Son clave para desarrollar nuestro liderazgo relacional. Los programas de Dale Carnegie están pensados para que desarrolles tu inteligencia conversacional y te entrenan para lograr, de modo eficiente, el desarrollo de tus habilidades de liderazgo sobre la base de potentes relaciones interpersonales. 

Entrenar las habilidades de inteligencia conversacional puede aportar una gran diferencia para nosotros/as y nuestras organizaciones. Si te interesa saber más sobre el tema y entrenar tus habilidades, en los programas de Dale Carnegie® te ayudamos. ¡Te invitamos a conocer nuestros programas formativos!

Si quieres más información sobre las ventajas del exclusivo método Dale Carnegie de entrenamiento solicítala aquí.

No olvides consultar nuestras propuestas de entrenamiento para desarrollar tus habilidades personales y sociales, así como las de las personas que trabajan contigo. 

Programa "Liderazgo Relacional".

Valladolid - 3 y 10 de julio de 2019.  

de 16 a 21 h. - 10 h. presenciales.

+ info 

Conoce otros Programas de Entrenamiento

Sé el primero en leer nuestras novedades