7 claves para mejorar el trabajo en equipo

¿Formas parte de un equipo de personas brillantes, pero no consigues que funcione del todo?, ¿consideras que hay espacio para lograr una mayor cooperación de los miembros del equipo?, ¿te gustaría lograr una mayor cohesión del equipo?  

El trabajo en equipo enriquece.

El trabajo en equipo nace de la necesidad de organizarse en grupo para lograr objetivos concretos de modo más eficiente. Para que un equipo funcione de forma eficiente es esencial desarrollar vínculos, conexión y confianza entre sus miembros.

Un equipo trabaja mejor y logra mejores resultados cuando existe compromiso, un propósito compartido y cohesión. Entendemos por cohesión los lazos de atracción interpersonal que se establecen entre los miembros. Para conseguir este estado, se deben fijar los objetivos y un propósito compartido, para que todos los miembros del equipo remen en la misma dirección. En este contexto, la figura del líder del equipo es muy importante para mantener el compromiso, motivar al equipo, promover una comunicación constructiva y establecer relaciones positivas para que las personas permanezcan motivadas y unidas.

El buen clima de trabajo se expresa a través del compañerismo y del sentido de pertenencia al grupo. Cuánto más fuertes sean estos lazos, las personas serán más eficientes y el bienestar mayor.

La variedad hace la fuerza.

En las organizaciones, existen diferentes tareas que deben llevarse a cabo. Por ello, se necesitan personas con diferentes aptitudes que las puedan desempeñar. En este sentido, resulta muy enriquecedor cuando los equipos se forman por integrantes que aportan diversos estilos de personalidad y distintos puntos de vista a la hora de enfocar el trabajo.

Si queremos conseguir lo mejor de cada persona, es preferible que cada una se centre en lo que sabe hacer mejor y explote sus fortalezas de carácter. Por ello, aprender a convivir y complementar diferentes personalidades resulta imprescindible.

Hay organizaciones que buscan la uniformidad porque sus responsables no suelen llevar bien las diferencias. No obstante, hay que considerar esta variedad como una gran riqueza. Los líderes deben ser los primeros en interiorizar esta idea y transmitirla al resto del equipo. Es preciso dedicar tiempo y esfuerzo en comprender a cada uno de los componentes, entender qué les hace pensar lo que piensan y les mueve a hacer lo que hacen y descubrir qué pueden aportar. 

7 consejos para mejorar el trabajo en equipo

Para lograr un equipo cohesionado, comprometido, motivado y eficiente, es importante prestar atención a varios aspectos:

#1. Definir claramente los objetivos

Para que un equipo funcione como un engranaje perfecto, cada persona debe conocer lo que se espera de ella en cada momento, qué tareas le corresponden y cuáles son sus objetivos. De esta manera, podrán sumar sus esfuerzos en una dirección y conseguir los resultados esperados. Es necesario ir revisando y replanteando los objetivos a menudo para adaptarse a los cambios y a los imprevistos. Cuando el proceso de trabajo está bien definido y es claro, los trabajadores conocen el camino a seguir, qué se espera de ellos y, en consecuencia, son más productivos y eficientes.

#2. Cada miembro tiene su rol

Cada persona posee unos dones y fortalezas que deben encajar en el rol asignado. Aunque el trabajo se desarrolle en equipo, a cada miembro se le asignan unas funciones y tareas concretas, para una mejor organización y optimización del trabajo. En este sentido, cada integrante debe conocer perfectamente el rol que le corresponde, y evitar, así, posibles conflictos entre las personas del equipo.

#3. Tratar a las personas con cercanía y respeto

Para que los miembros de un equipo se sientan felices e integrados, debe imperar el respeto. La norma básica es tratar a las personas como les gustaría ser tratadas (no como a ti te gustaría ser tratado). Para que todo funcione, los integrantes deben ayudarse y apoyarse mutuamente. Si eres el líder de un equipo, evita que el cargo se te suba a la cabeza. Una buena actitud, conexión, empatía y humildad te permitirán tratar de tú a tú a los demás y que te sientan más cercano.

#4. Es necesaria la participación de todos

Procura que todos participen y se sientan importantes. Es muy recomendable que las personas perciban que tienen un papel imprescindible en el equipo. Cuando cada miembro se compromete y se siente especial, es muy probable que aumente su compromiso. Las personas participan de modo activo y comprometidos con aquello que ayudan a crear y sienten propio. En este sentido, la sensación de sentirse valorado aumenta la felicidad y la eficiencia en el trabajo.

#5. Elogiar los progresos y los esfuerzos

Cuando se lidera un equipo, elogiar los avances grupales e individuales mantiene alta la motivación. Como decía Dale Carnegie, el elogio favorece el esfuerzo. Aunque las cosas no salgan del todo bien, es más útil reconocer el empeño y la contribución y animar al equipo a superarse y seguir adelante. Es posible ser un líder exigente y respetuoso a la vez. Por tanto, no escatimes en elogios, siempre que estos sean sinceros y salgan del corazón.

#6. Escuchar a los demás

Cuando nos escuchamos a nosotros mismos, es difícil aprender nada nuevo. Por ello, es muy beneficioso estar abierto a los demás y escuchar de forma activa las ideas y propuestas de nuestros colaboradores. Con esta actitud, haremos avanzar a la organización ya que el progreso depende de las nuevas ideas. Para que exista una buena comunicación, ésta debe ser constante, fluida y constructiva. Sin comunicación, es imposible que un equipo funcione.

#7. Reconocer los errores y enfocarse en subsanarlos

Cuando uno mismo o alguien del equipo comete un error, la mejor actitud es reconocerlo lo antes posible y hacer todo lo necesario para subsanarlo. Es recomendable tomar el error como una oportunidad para aprender y hacer mejor las cosas. Poner foco en la solución es prioritario. Y no olvides centrar tu atención en el error y su solución y no tanto en la persona que lo ha cometido. 

Conseguir que las personas saquen lo mejor de sí mismas, y se mantengan motivadas en su trabajo repercute de forma directa en la productividad y eficiencia de las organizaciones. Si tienes que liderar equipos de trabajo, podemos ayudarte con nuestros programas. No lo pienses más y llámanos, te explicaremos cómo puedes desarrollar con éxito tu capacidad de liderazgo.

Si quieres más información no dejes de consultar nuestras propuestas de entrenamiento para desarrollar tus habilidades personales y sociales, así como las de las personas que trabajan contigo. 

¡Últimas plazas!

Programa "Liderazgo Relacional".

Burgos - 21 y 28 de octubre de 2019.  

Valladolid - 7 y 14 de noviembre de 2019.

de 16 a 21 h. - 10 h. presenciales.

+ info 

Conoce otros Programas de Entrenamiento

Sé el primero en leer nuestras novedades