12 retos de un buen líder

Liderar significa ser capaz de influir en las ideas, emociones y comportamientos de otras personas, para lograr que deseen hacer -con entusiasmo y compromiso- algo que sugerimos y que contribuye al objetivo común.

El buen liderazgo se construye combinando las habilidades de relación y la gestión eficiente. Compartimos contigo los que consideramos 12 grandes retos para ser un líder "top":

1. Autoliderazgo.

Empieza por lo esencial. No puedes liderar a los demás sin liderarte a ti mismo. Algunas claves: conocer bien tus preferencias, recursos e intuición personal; manejar del modo adecuado tu parte interna, emociones y recursos; gestionar aquellas emociones que guían o facilitan lograr las metas.

2. Actitud positiva y optimismo.

Cultivar el optimismo y desarrollar actitudes positivas es esencial para todo profesional. Las personas con una actitud positiva son más felices y obtienen mejores resultados. Evitar de forma activa la crítica, la condena y la queja -tanto en nosotros mismos como en los miembros de nuestros equipos- puede ser un buen punto de partida.

3. Conexión.

Para conectar con las personas necesitamos mostrar interés por ellas y escuchar de forma activa para comprender. Sólo así podremos lograr desarrollar empatía. El desafío es hacer que la los demás se sientan importantes, para lo cual es esencial hablar en términos de lo que interesa a cada persona.

4. Confianza.

En un mundo global -basado en relaciones, cooperación y alianzas-, juega un papel cada vez más relevante la habilidad para establecer y cultivar relaciones, construir confianza y encontrar maneras para desarrollar el compromiso. La ejemplaridad y la coherencia son esenciales para lograr la confianza de las personas. Confianza, credibilidad y respeto van de la mano.

5. Cooperación.

Para luchar contra la complacencia y lograr la colaboración, hemos de poner foco en: lograr que las personas que colaboran con nosotros sientan las ideas como propias; buscar soluciones y lanzar retos, en lugar de evidenciar errores; hacer que sientan que los errores son fáciles de corregir; elogiar sinceramente el progreso y reconocer el esfuerzo; atribuir a los demás una reputación que se interesen por mantener; hacer que se sientan satisfechos con aquello que sugerimos y, por supuesto, preguntar, invitar e involucrar antes que dar órdenes.

6. Flexibilidad.

La capacidad para trabajar con personas que tienen estilos de personalidad distintos a los nuestros, colaborar y lograr su compromiso responsable es una habilidad esencial del liderazgo. El líder responsable debe saber trabajar en equipo con personas diversas, sobre las bases de relaciones de respeto, demostrando flexibilidad y capacidad de adaptación.

7. Motivación.

El liderazgo requiere fomentar un ambiente en que la motivación florezca y las personas deseen hacer lo mejor y crecer como personas y profesionales. Cuando el liderazgo potencia ambientes donde los equipos se sienten motivados para lograr mayores niveles de desempeño y éxito, las personas se sienten "energizadas" y trabajan de forma creativa y responsable para lograr las metas comunes.

8. Feedback.

Mantener conversaciones para el desarrollo del talento es algo esencial en cualquier contexto. Las personas con mentalidad de crecimiento dan y reciben bien las críticas, confrontan sus deficiencias y trabajan con intensidad para ser mejores. Creen que las personas pueden crecer, estimulan el crecimiento y aprendizaje en otros y tienen expectativas positivas. La mentalidad de crecimiento es parte de la inteligencia emocional y propia de personas asertivas, empáticas, con autocontrol y tolerancia a la frustración.

9. Delegación.

Cuando delegamos de forma eficiente, aportamos los recursos necesarios y desarrollamos las actitudes y los comportamientos adecuados para ello. Si lo hacemos bien, las personas implicadas sabrán qué se espera de ellas y estableceremos los indicadores necesarios para poder evaluar su desempeño de forma objetiva. Si implementamos buenos sistemas de delegación habrá más posibilidades de lograr las metas establecidas.

10. Eficiencia.

La eficacia es hacer bien nuestro trabajo. La eficiencia es hacerlo bien optimizando los recursos con que contamos. En un contexto en que cada vez se nos pide hacer más y mejor, en menos tiempo y con recursos limitados, la eficiencia es la clave del éxito. Tanto la eficiencia personal del líder como la eficiencia de los miembros de sus equipos marca la diferencia.

11. Visión.

La visión es la capacidad de proyectar el futuro y anticiparse. En este sentido, es relevante para un buen líder y su equipo: tener claro hacia dónde queremos ir; determinar para qué queremos hacerlo; establecer cómo lo haremos para llegar allí; fijar metas claras y compartir un propósito bien definido. Si un líder no tiene claro hacia dónde dirigirse y para qué, y no es capaz de transmitirlo con claridad, difícilmente podrá inspirar a quienes han de colaborar en llegar a la meta.

12. Centralidad de la agenda emergente.

Un buen líder ha de dedicar una parte sustancial de su tiempo y agenda a los asuntos "emergentes", es decir, a construir el largo plazo. Observar tendencias, estudiar a la competencia, desarrollar personas, mejorar procesos, formarse, entrenar habilidades, innovar, etc. son aspectos muy relevantes que no podemos descuidar por el hecho de que la agenda "operativa" nos arrastre. 

Si queremos ser mejores líderes, el punto de partida es reflexionar sobre cómo nos vemos con respecto a cada uno de estos 12 pilares, que conforman una buena guía para desarrollar el liderazgo. A la reflexión ha de seguir la acción. Ponte manos a la obra.

Hay mucho trabajo por delante en las organizaciones. Necesitamos -cada vez más- líderes que fomenten líderes. La constancia en nuestro trabajo para entrenar nuestras habilidades en estos 12 pilares es clave para avanzar como líderes. ¿Cuáles son tus retos?, ¿Qué puedes hacer para ser mejor líder y para que tus colaboradores lideren mejor en su entorno? ¿Por dónde quieres empezar?

Programa "Habilidades para el Liderazgo"

MAYO de 2019

Burgos. 6, 13, 20 y 27 de mayo de 2019. 

de 17 a 21 h. - 16 h. presenciales.

+ info


Programa "Gestión del Estrés y las Preocupaciones".

ABRIL de 2019.

Valladolid. 1 y 8 de abril de 2019.

de 17 a 21 h. - 8 h. presenciales.

+ info

Conoce otros Programas de Entrenamiento

Sé el primero en leer nuestras novedades